La evolución del termómetro

la evolución del termómetro

La evolución del termómetro: lectura de temperatura en segundos

Existen distintos tipos de medidores digitales de fiebre

¿Recuerdan cuando eran pequeños y nuestros padres tenían que sacudir los termómetros para poder tomar la temperatura? Desde hace algunos años, la tecnología nos obsequió la digitalización de éste, y así no hemos vuelto a ver vidrio y mercurio en el piso de nuestras casas, cuando ocurría algún accidente.

Lo que necesitan los padres es un termómetro fiable para saber la temperatura de los bebés, que marque, velozmente, cuánto de fiebre tiene el niño, a quien no le gusta estar en una postura fija durante mucho rato. ¡Y existe!

El termómetro tradicional funcionaba con la dilatación de un líquido y el digital analiza la radiación infrarroja que emite el cuerpo humano. Cuando se utilizaba el de mercurio, se tardaba hasta cinco minutos para mostrar la temperatura correcta, mientras que el moderno nos permite tener la medida hasta en menos de diez segundos.

La toma de temperatura en los niños ya no se convierte en una crisis familiar, debido a las opciones que se pueden encontrar en el mercado. Además tienes la facilidad de escoger cuál se adapta a tu hijo, dependiendo de su edad.

Características del termómetro digital

Estos tipos de termómetros poseen una pantalla digital, un botón (para iniciar y detener la lectura) y una sonda permanente. Ellos pueden ofrecer la temperatura en grados Celsius, Fahrenheit o centígrados. Además te permiten llevarlos a todos lados, por ser portátiles.

Algunos poseen una bolsa para cubrirlos dentro de la caja, mientras que otros vienen en una caja de plástico.

Éste objeto moderno puede mostrar las distintas unidades de temperatura, con rangos bajos y altos: puede marcar desde la más baja temperatura hasta la más alta, por cada toma.

El termómetro emite un sonido para indicar que ha llegado al valor preciso. Si el niño ha estado en movimiento o el objeto no está en la posición adecuada, la pantalla mostrará que ha ocurrido un error en la toma.

Actualmente existen muchas marcas y distintos modelos, pero suelen ser de color blanco y con distintas presentaciones: para la toma simple, vía rectal y para el oído, o multiuso.

La importancia de higiene en los termómetros digitales, es igual a la de los de mercurio: se debe desinfectar la punta o la sonda con alcohol, o con cualquier tipo de solución esterilizadora.

Termómetros de oído

La toma de medida suele ser rápida y segura, aunque la desventaja es su uso: es más difícil. Si no lo insertas adecuadamente, podrás obtener una cifra errada o incluso lastimar al paciente. Éste tipo de termómetro mide la energía infrarroja que emite el tímpano.

Para descifrar la temperatura de niños pequeños, no se recomienda su uso, por lo delicado e incómodo que resulta.

Toma de temperatura axilar

El uso de los termómetros digitales simples en la axila, suele ser menos preciso que otros métodos, pero es ideal para los niños.
Para la lectura por la axila sólo necesitas que el niño no use ropa de la cintura para arriba y que la zona esté seca. El termómetro debe estar en contacto con la piel y la persona debe aguantar el medidor con su brazo, manteniéndolo abajo hasta que el objeto emita el sonido de finalización de la toma.

Este tipo de termómetro puede ser usado para la medición oral, manteniéndolo bajo de la lengua y sujetándolo con los labios.

Para la toma oral, no debe haber nada caliente o frío en la boca, durante 10 minutos antes de insertar el termómetro.

Es importante saber que no se debe usar un medidor de temperatura rectal como termómetro oral, o viceversa.

Termómetros rectales

Este método proporciona el resultado más exacto posible, por ello es que se recomienda para bebés menores a 3 meses de edad. También se pueden utilizar en niños mayores, mientras no les proporcione incomodidad.

Al usar un termómetro rectal, también se debe desinfectar con alcohol o con jabón y agua. Para la facilidad de la inserción de puede usar un poco de vaselina.

La magia de la tecnología es la que nos permite tener distintos tipos de termómetros, pudiendo adecuarlo a las edades de los niños, y la facilidad de poder encontrarlos en hospitales, farmacias y en tiendas online.

Comprar el mejor termómetro está en nuestras manos.

No Comments Found

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies